Entrevista a Masis Kürkçügil: Siria, Turquía y el Movimiento Kurdo

Publié le 5 février 2016 sur La Izquierda Diario

photo masis Kurkcugil

Publicamos la entrevista realizada a Masis Kürkçügil en Estambul a finales de diciembre. Masis Kürkçügil es escritor, editor y dirigente del Yeniyol, la sección turca del Secretariado Unificado. En 1978 fundó la primera revista trotskista de Turquía, “Sürekli Devrim” (Revolución Permanente).

Entrevista realizada por Pierre Reip para Revolution Permanente.

SIRIA Y DAESH

Revolution Permanente: ¿Qué futuro se dibuja para Siria?

Masis Kürkçügil: Se ha llegado a un acuerdo entre Estados Unidos, Rusia e Irán, pero Turquía no está en la misma línea, especialmente a causa de la cuestión kurda. Es por este motivo que Erdogan continua llevando a cabo la política internacional que él quiere.

Desde mi punto de vista, en algunos meses, el régimen debería retomar el control de Damas y Alepo. Assad posiblemente permanezca en el poder todavía dos años al menos y los kurdos van seguramente a negociar con él para ganar cierta autonomía en Rojava.

Turquía está fuera de juego. El proyecto de zona de amortiguación de Erdogan no es plausible. Los Estados Unidos no lo quieren. Para mantener una zona de amortiguación, hace falta controlar el espacio aéreo. Antes del 30 de septiembre, era ya difícil, y ahora es imposible, a causa de la intervención militar rusa. Turquía está muy aislada geopolíticamente. La armada turca no tiene los medios militares para pasar al otro lado de la frontera. Sería directamente aplastada por la armada rusa.

RP: La Unión Europea, con Merkel y los Estados Unidos, continúan sin embargo, apoyando a Erdogan, incluso después del derribo del avión ruso.

M.K.: Están obligados a mostrarse solidarios con Erdogan, pero no hay que olvidar que los Estados Unidos y Merkel han insistido ante el gobierno turco para que negocie con los kurdos. Uno no va sin el otro.

RP: Hablamos mucho de Daesh en Francia, pero vista la evolución de la situación en Siria, ¿puede durar esta organización?

M.K.: Es siempre discutible, pero no hay que olvidar que en Turquía los simpatizantes de Daesh representan entre el 4 y el 7% de la población. Es muchísimo. No es un partido organizado, ni un partido-movimiento, pero gracias a sus medios de comunicación, tienen simpatizantes, personas organizadas.

En 2016, Daesh probablemente va a perder Raqqa. Se quedarán en Irak y en Ambar, al Oeste de Bagdad, “su región”, completamente sunita. Es una gran región, pero mayoritariamente desértica y poco poblada, aparte de Raqqa.

RP: ¿Cuál es el grado de control que tiene Daesh sobre las poblaciones mayoritariamente sunitas de los territorios que él controla?

M.K.: Todo depende de la situación en Irak. Sabemos muy bien que bajo Maliki (primer ministro chiita de Irak entre 2006 y 2014), los Sunitas estaban totalmente dejados de lado por parte del gobierno. Es por esto que los antiguos oficiales del partido Baas participan en el Daesh. Si los Sunitas árabes en Irak son integrados al gobierno, la situación puede cambiar. De lo contrario, el movimiento perdurara como una forma de nacionalismo árabe sunita integrado en una región separada del resto de Irak.

RP: ¿Podemos entonces definir Daesh como una expresión degenerada de un nacionalismo árabe sunita?

M.K.: Por supuesto, pero hace falta comprender bien que por el momento no hay ninguna alternativa política. Después de la destrucción de Irak, los Chiitas no han encontrado soluciones para unificar los pueblos de Irak. No hay que olvidar que ha habido más de 300 000 muertos en Siria, la mayoría asesinados por el Estado de Assad. En una situación como ésta, es muy entendible que un movimiento de este tipo se desarrolle.

EL MOVIMENTO KURDO

PR: En el seno de un Medio Oriente cada vez más fragmentado, el movimiento Kurdo suscita muchas esperanzas en Europa, incluso un cierto romanticismo. ¿Se trata de un movimiento de liberación nacional clásico?

M.K.: El PKK se define como una “organización terrorista” en Europa y en los Estados Unidos: ¿Qué significa esto? El movimiento kurdo es un gran movimiento nacional, que milita al menos en 4 países: Siria, Irak, Irán, Turquía. El PKK es una organización política, armada. Cuando se utilizan armas, siempre se puede ser acusado de terrorista. Sin embargo, el término terrorismo hace referencia normalmente a una pequeña organización que no hace política más que mediante el terror. Aquí tenemos un gran partido que obtiene 6 millones de votos (el HDP). No es como Baader-Meinhof (Fracción armada roja (RAF) en Alemania en los años 1970). Hay que distinguir las cosas.

PR: En la extrema izquierda, algunos piensan que haría falta organizar una campaña de solidaridad internacional para enviar armas y dinero al PKK, tomando el ejemplo de lo que se hizo con Vietnam y la guerra de Algeria.

M.K.: Contra Daesh, el PKK necesita aviones, no las armas que podría enviar la extrema izquierda europea. Durante la Guerra de Algeria, la Cuarta Internacional creó una pequeña fábrica en la frontera para fabricar armas. Pero allí, Rusia ya abasteció de armas al PKK. Los Estados Unidos dieron cincuenta toneladas de material militar. Y tan pronto como las fuerzas armadas Kurdas ganaron terreno, obtuvieron también armas, vehículos y medios financieros. Es la misma situación para el Daesh. Pero, en relación con los otros conflictos del Medio Oriente, la resistencia kurda, en Kobane especialmente, la participación de las mujeres y del pueblo en la guerra, es importante políticamente. No hay que minimizar eso. Al mismo tiempo, las relaciones con los otros grupos políticos pueden ser problemáticos, en Rojava, por ejemplo. Recientemente los asirios han protestado contra las fuerzas armadas kurdas. Estos últimos tiempos el movimiento Kurdo utiliza el término de “fuerzas democráticas de Siria”, con la voluntad de integrar a los árabes, los asirios y los turkmenios. Es un hecho, pero se trata esencialmente de un movimiento nacional que negocia con Assad, con Hollande, con los Estados Unidos y con los rusos.

RP: ¿Qué relaciones mantienen la izquierda turca y el movimiento Kurdo?

M.K.: La izquierda turca no tiene una fuerza suficiente para apoyar militarmente, materialmente y políticamente el movimiento kurdo. Las pequeñas organizaciones apoyan totalmente al PKK. Es su opción. En el Yeniyol, en lugar de optar por un apoyo incondicional, hemos llamado a votar HDP en las elecciones del 7 de junio y del 1 de noviembre, después del atentado de Ankara del 10 de octubre, era imposible llevar a cabo una campaña política, tanto para nosotros como para el HDP.
Pero no hace falta olvidar que el PKK es una organización del Medio Oriente. Para ellos la prioridad no es Turquía, sino Siria. En Siria, el PKK ha encontrado un espacio para ganar una legitimidad internacional.

RP: ¿El PKK quiere reproducir el ejemplo del norte de Irak?

M.K.: Barzani (PDK, Irak) es un conservador. El PKK es un movimiento marxista, en sus orígenes. Se trata de dos corrientes diferentes que están en competencia para dirigir la nación kurda. Es por esto que Siria es muy importante para el PKK, pero Irak, es un asunto muy diferente. Con Rojava, el PKK puede ganar legitimidad, a nivel nacional e internacional. Si obtienen una región autónoma en Siria, podrían representar directamente una parte de la nación kurda, mientras que ahora no son, a los ojos del mundo, más que una organización armada.

LA SITUACIÓN EN TURQUÍA

RP: Después de las elecciones del primero de noviembre en Turquía, ciertos analistas han hablado del regreso de la estabilidad, ¿Qué piensas tú?

M.K.: Hemos combatido siempre esta visión. Claramente dijimos que Erdogan había ganado con un discurso muy derechoso, nacionalista y autoritario: como es con este discurso que él ha ganado las elecciones, es lógico que él continúe por esta vía. Es seguro que ahora, la situación política en Turquía es peor que el 1 de noviembre, pero esto va a continuar.

RP: ¿Regresamos al nivel de violencia que había en los años 1990 contra el movimiento kurdo?

M.K.: No podemos comparar el periodo actual con el de hace 25 años. La situación ha cambiado totalmente. En primer lugar, un partido ha ganado entre 5 y 6 millones de votos (el HDP). En segundo, el mundo ha cambiado. Rusia no juega el mismo rol en el plano internacional. Hoy por hoy, el PKK es más fuerte. Antes estaba en la montaña. Ahora está en la vida. Hace ya treinta y cinco años que el movimiento existe. Si bien es cierto que muchos Kurdos critican al PKK y no apoyan sus posiciones, sin embargo están contra el Estado turco. No han comprendido bien que aunque el PKK cometa errores, las exigencias del Estado turco son terribles.
Hoy en día la relación de fuerzas es diferente, a nivel nacional e internacional, pero a pesar de todo, aunque es difícil de comprender posiblemente, en dos meses, una negociación podría iniciarse. En 2012, el PKK declaró la guerra revolucionaria del pueblo. Hubo cientos de muertos, puede ser que mil personas, y algunos meses después, Abdullah Öcalan llamó a negociaciones. Con el Estado turco puede llegar a darse una “congelación” de las negociaciones, pero jamás serán tiradas a la basura, pudiéndose retomar en cualquier momento.

RP: ¿Desde qué punto de vista critican los kurdos al PKK?

M.K.: Ellos critican esencialmente al gobierno turco, pero hubo una negociación el año pasado y todo el mundo estaba contento. En lo sucesivo, muchos no comprenden. El HDP ha superado dos veces el obstáculo, en el fondo es un gran logro. El HDP ha obtenido más escaños que el partido fascista, el MHP, el HDP, es el tercer partido de Turquía, uno de los vicepresidentes de la Asamblea nacional es del HDP, y finalmente el PKK quiere continuar la lucha armada… ¿Por qué? El HDP tiene 59 diputados, el 7 de junio, había obtenido 80. ¿Hará falta esperar a tener 500 diputados? Es imposible. Aunque el AKP no tiene 500 diputados. Durante las elecciones del 7 de junio, uno de los dirigentes del PKK dijo que el 13%, no era un éxito y que si el HDP tenía una táctica justa, habrían podido obtener un 20%. ¡Aunque todos saben que es imposible! 20% es muchísimo, es Podemos. Pero este discurso significa que el éxito de Selahattin Demirtaş y del HDP, no era una buena noticia para la dirección del PKK.

El problema del PKK, así como el de Erdogan, es Siria. El HDP, por su lado, a lo largo de sus discursos mientras las elecciones, declaraba querer ser un partido de Turquía con pleno derecho y tener una policía para toda Turquía. Esta posición ha tenido cierto eco, hasta que la abandonaron después.

RP: ¿Hay entonces contradicciones importantes en el movimiento kurdo?

M.K.: Es normal, hay dos polos diferentes: uno que hace política parlamentaria e interviene en los movimientos sociales, y otro que lleva a cabo una lucha armada e interviene en la geopolítica del Medio Oriente, es difícil de combinar los dos. Es sabido que las direcciones militares del movimiento menosprecian un poco la política civil.

RP: Estos últimos tiempos, el HDP ha cambiado un poco su perfil y ha comenzado a llevar una política más nacional, más centrada sobre la cuestión kurda. ¿Puede ser que la izquierda turca continúe estando detrás del HDP?

M.K.: Erdogan tiene una posición muy clara. La izquierda está contra Erdogan y entonces continuaran a pesar de todo apoyando el movimiento kurdo. No hay que olvidar que la represión es terrible. No es un conflicto en la montaña entre la armada y la guerrilla. Muchos niños y ancianos han muerto. Es terrible. El gobierno no tiene razón alguna para aplastar las ciudades, los barrios con semejante violencia y bombardear a las personas de esa manera. El PKK ciertamente ha cometido errores, pero no es nada en comparación con lo que hace Erdogan.

RP: ¿Qué futuro para el movimiento social en Turquía? Hay muertos casi todos los días. El nivel de violencia es extremo, pero en Estambul y en las grandes ciudades, no hay movilización masiva.

M.K.: Se intenta movilizar, pero es muy difícil. Antes, durante las concentraciones, había tiempo para hacer discursos antes de ser dispersados por la policía. Pero hoy incluso las concentraciones son prohibidas.

Es un verdadero estado de excepción. Los derechos democráticos más elementales no se desarrollan aquí. Es Erdogan quien decide todo. Por ejemplo, los dos periodistas que están en prisión, no son periodistas de la prensa de extrema izquierda. Cumhyriyet, es “Le Monde” de Turquía. Es increíble, son incriminados por ser agentes secretos y no por ser periodistas. La pregunta que no se hace esperar es, ¿Pero de qué Estado? Porque si son agentes secretos, ¡trabajan para un Estado!

RP: Desde Francia, ¿qué podríamos hacer en términos de solidaridad internacionalista con la izquierda de Turquía y el movimiento kurdo contra la represión?

M.K.: En principio, si no hay movimiento real, es difícil de llevar a cabo acciones de solidaridad.

Por supuesto, hace falta hacer algo contra la represión del movimiento kurdo, y contra el Estado islámico, pero políticamente. Buscar la manera de enviar las armas es inútil. Yo trabajé sobre la guerra de Algeria. La fábrica de armas de la Cuarta Internacional, estuvo bien, pero los falsos papeles estuvieron mejor. La armada de la frontera no ha tomado parte de los combates. Francia gana la guerra desde el punto de vista militar, pero ha perdido políticamente.

Enviar medicamentos es más útil, porque son difíciles de encontrar en el Medio Oriente. Las armas, no se encuentran con facilidad en Francia, pero no faltan allí. Agitar la perspectiva de apoyo militar puede ser un medio de desresponsabilizarse mientras que no se ha llevado una buena política con anterioridad…

Traducción: Leire Izargorri

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

w

Connexion à %s